¿Qué tipos de amortización de hipotecas existen?

Para la amortización de un préstamo hipotecario se establecen unas cuotas que con carácter periódico deben irse pagando por parte del deudor. La cuota de amortización de un préstamo depende del tipo utilizado por la hipoteca contratada, información que nos debe proporcionar al suscribirla.

El primero de los métodos utilizados es el de cuota constante, el cual es el más habitual en los préstamos hipotecarios celebrados en nuestro país. Su característica principal es que la cuota que se genera es igual, constante e invariable a lo largo de la duración del préstamo. Lo que se va modificando son los intereses y lógicamente el capital ya amortizado. Al principio del contrato se pacta un tipo de interés y tras el paso de un año, normalmente, se revisa el mismo.

Otro método de amortización de un préstamo es el de cuota creciente por el cual la cuota a pagar va aumentado con el paso del tiempo por lo que al principio se paga una cuota inferior a la que habrá que hacer frente al final. Por el contrario, el sistema de cuota decreciente tiene un sistema inverso en el que al principio se paga una cuota más alta que decrece con el paso del tiempo.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE